Chagas Mazza / feed

La Enfermedad

Triatoma Infestans o vinchuca

Vinchuca: especie transmisora “por excelencia” de la Enfermedad de Chagas, se denomina Triatoma Infestans, vulgarmente conocida como VINCHUCA o CHINCHE GAUCHA. Es ovípara y pone hasta 200 huevos por año, que son de color rosado o blanco con forma ovalada. Inicialmente tiene unos 3 mm. de largo, pasando por cuatro mudas o ninfas sin alas, que aparecen en la quinta etapa de adulta que alcanza después de 7 meses.

Posee costumbres domésticas y convive con el ser humano, refugiándose en grietas, techos y muebles, o en los alrededores de las viviendas, en corrales, gallineros o casillas para perros. Desde que nace se alimenta exclusivamente de sangre, tanto de animales domésticos como de seres humanos. Le afecta la luz, motivo por el cual deambula de noche para alimentarse; vive aproximadamente 15 meses. Cuando nace la vinchuca no está infectada con el Trypanosoma Cruzi, sino que se infectan al alimentarse con sangre de personas que padecen el mal.

Trypanosoma Cruzi: (Parásito unicelular)

Afecta a los sistemas:

Aparato Digestivo
SIstema Nervioso

SIstema Nervioso

Aparato Circulatorio

Aparato Circulatorio

Características de la enfermedad dependiendo el tiempo de evolución.

Existen tres períodos en la evolución de la enfermedad:

Período agudo:

La enfermedad afecta mayoritariamente a los niños, no porque estos sean más susceptibles que los adultos, sino simplemente por estar más expuestos a ser infectados por la vinchuca.
El periodo de incubación (lapso que media entre la introducción del trypanosoma en el organismo y la aparición de los primeros síntomas) tiene una duración variable, (término medio de una semana).
El comienzo de los síntomas es súbito, (fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y de los músculos del cuerpo, malestar general e inapetencia pueden ser algunos de los síntomas). Muchas veces hay signos en el organismo que delatan la puerta de entrada de la infección: el complejo oftalmoganglionar, o signo de Romaña , (hinchazón elástica e indolora de los párpados superior e inferior de un solo ojo, que toman color morado, como sí fuera un “ojo en compota”; hinchazón moderada del lado facial correspondiente al ojo afectado.

Los “habones (ronchas) de inoculación”, otro signo de puerta de entrada de la infección, (zonas de endurecimiento de la piel, de color rojo y alta temperatura local que pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo con una duración de 2 a 3 meses, dejando un color característico en la pigmentación).
En la fase aguda, se puede producir una elevación de la temperatura, (37,5° a 39°), pudiendo alcanzar valores más elevados, especialmente en los niños de corta edad  (el grado de la fiebre no guarda relación con la gravedad de la infección). Se puede observar también agrandamiento del hígado, y del bazo.
El corazón suele presentar alteraciones de leves a graves, con repercusión clínica o no, que generalmente desaparecen casi por completo. Durante el período agudo, es posible ver si se examina una gota de sangre mediante el microscopio, a los trypanosomas moviéndose en ella.

Período Intermedio o de Latencia:

De ocho a diez semanas, el enfermo entra en un segundo periodo que puede durar años. Durante ese tiempo no hay ningún síntoma; solamente se puede poner en evidencia la enfermedad por medio del análisis de sangre en la que se comprueba las alteraciones provocadas por la enfermedad.
La mayor parte de las personas permanece en este período todo el resto de sus vidas.

Período crónico

Diez a 20 años después de la infección, pueden desarrollarse los síntomas más severos.   Problemas cardíacos, incluyendo dilatación del corazón, cambios en la frecuencia cardíaca o ritmo, falla cardíaca, o paros cardíacos son causados en esta etapa crónica. También puede agrandar distintos partes del aparato digestivo, con resultados tales como dificultad al defecar o problemas para ingerir alimentos. En personas con compromisos inmunológicos (como el HIV), puede ser aun mucho mas severo.

No todos desarrollan síntomas en esta etapa de la enfermedad.

Los síntomas más comunes son: palpitaciones, sed de aire, dolores de pecho, dolor en el abdomen, y sobre todo, manifestaciones típicas que se observan en el electrocardiograma. (aunque no haya síntomas clínicos).
La mayor parte de los síntomas son indicación de daño cardíaco, que cuando es importante, lleva a grados variables de insuficiencia cardiaca. La gravedad del proceso es variable, pero lo que le da la característica alarmante es la frecuencia con que el daño cardíaco se produce.

El contagio
•    Por heces que entran en contacto con los ojos, boca y heridas abiertas (sobre todo al rascarse por la picadura ocasionada por la Vinchuca).

•     Carne cruda o no bien cocinada infectada con el parásito.

•     Puede adquirirse por transfusión de sangre proveniente de un dador infectado.

•     También, antes del nacimiento, a través de la placenta. Excepcionalmente, el contagio se produce cuando la madre amamanta a su hijo.

•     (No todas las vinchucas son portadoras del protozoo “trypanosoma Cruzi”).